Situado entre las calles Alameda, Erasmo Escala, Cumming y Brasil, se encuentra este particular barrio que data del siglo XIX, en que gracias a la explotación minera, varias familias lograron grandes riquezas que les posibilitaron la construcción de uno de los barrios patrimoniales ícono de Santiago. Llaman la atención sus calles empedradas, sus hermosas mansiones de múltiples estilos arquitectónicos, entre ellos neoclásico, neogótico, Bauhaus y académico, que convergen en perfecta armonía.