Este edificio de estilo neoclásico francés se ubica en pleno barrio cívico que rodea al Palacio de Gobierno. Fue construido en primera instancia para albergar al “Diario Ilustrado”, pero luego lo adquirió el Estado durante el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo. Destaca su escalera de mármol y diversos vitrales alusivos a la vida económica del país. Fue declarado Monumento Nacional en 1976.